Accesos Vasculares para Hemodiálisis

Eco-doppler de fístula radiocefalica

Los enfermos con insuficiencia renal crónica terminal dependen de la diálisis para vivir. La mejor manera en la que un paciente se puede dializar es a través de un acceso vascular para hemodiálisis. Este consiste  en una intervención quirúrgica en la que se unen una arteria y una vena, con la finalidad de que la vena se dilate y lleve la sangre con un flujo elevado, para conseguir una punción fácil y una diálisis eficiente. En algunos casos, en los que no hay venas adecuadas para realizar estos accesos, se pueden realizar mediante el implante de unas prótesis debajo de la piel.   Estas intervenciones precisan de una evaluación precisa preoperatoria para seleccionar bien los vasos a emplear y una técnica quirúrgica delicada para conseguir un acceso vascular de calidad y  duradero. Además como estos accesos vasculares están sometidos a punciones repetidas durante muchos años, precisan de un seguimiento estrecho en colaboración con su  nefrólogo para prevenir las complicaciones  que puedan aparecer. 

En Instituto  iVar tenemos la experiencia que otorga miles de pacientes tratados y seguidos, por esta patología, habiéndo desarrollado un ambicioso programa de seguimiento de los accesos vasculares mediante seguimiento ecográfico que nos permite estar a la cabeza en el manejo de estos pacientes.